domingo, noviembre 19

Impactantes imágenes de la liberación de una mujer encadenada por un asesino dentro de un contenedor

La historia sacudió a Estados Unidos el pasado noviembre: la joven Kala Brown había sido hallada viva, aunque “encadenada como un perro”, en un contenedor metálico donde su captor, el asesino en serie Todd Kohlhepp, la mantuvo en su propiedad cerca de Woodruff, Carolina del Sur.

Ahora, como parte de un pedido de los medios de comunicación, la Oficina del Fiscal del Séptimo Circuito Judicial divulgó el video de la liberación de Brown, junto con videos de interrogatorios de Kohlhepp, cientos de documentos de casos y fotos de escenas de crimen en la propiedad de Kohlhepp, dos semanas después que el hombre de 46 años confesó en la corte que mató a siete personas.

Fue condenada a cadena perpetua.

Las autoridades acudieron a la propiedad de Kohlhepp en noviembre siguiendo varias pistas en la desaparición de Brown y su novio, Charles Carver, de 32 años. Una vez allí escucharon los gritos de la joven dentro del contenedor metálico.

El video muestra a los oficiales rompiendo la entrada del contenedor verde con una sierra eléctrica y palancas y entrando con linternas y armas. Pasan delante de lo que parece ser una jaula metálica, cajas de botellas de agua de plástico, y estanterías de metal antes de encontrar Brown en la parte posterior.

La joven es vista sentada contra la pared, en una cama improvisada. Vestida con una blusa oscura de manga larga, pantalones claros y chancletas, una gran cadena metálica brilla alrededor de su cuello. Sus manos están esposadas detrás de su cabeza.

“Mi cuello está pegado a la pared aquí”, dice Brown con una voz temblorosa.

-“Tenemos cortadores de pernos, cariño” -le dice un oficial.

Otro le pregunta: “¿Dónde está tu amigo?”

-“¿Charlie? Le disparó”, responde ella, refiriéndose a su novio.

-¿Quién lo hizo? -le pregunta el oficial.

“Todd Kohlhepp le disparó a Charlie Carver tres veces en el pecho, lo envolvió en una lona azul, lo metió en el cubo del tractor, me encerró aquí, nunca lo volví a ver, dice que está muerto y enterrado. Hay varios cuerpos muertos y enterrados aquí”, relata la mujer a las autoridades mientras está siendo liberada.

Después de liberarla de la cadena a la joven, los oficiales colocan una manta alrededor de sus hombros y la sacan del contenedor.

Kohlhepp se declaró culpable de masacrar en una tienda de motocicletas a Brian Lucas, Scott Ponder, su madre Beverly Guy y Chris Sherbert en Chesnee en noviembre de 2003. El crimen había estado irresuelto durante 13 años.

Meagan y Johnny Coxie, de 25 y 29 años, también fueron asesinados en diciembre de 2015 y enterrados al igual que Carver, en la propiedad del asesino en Woodruff.

En los interrogatorios, el hombre no dio muestras de remordimiento, sino que hasta se vanaglorió de sus crímenes.

Brown y Kohlhepp habían estado en contacto por Facebook durante años antes de que la joven y su novio acudieran a la propiedad con el objetivo de realizar trabajos de limpieza.

Carver fue asesinado de inmediato, tras llegar a la propiedad.

Brown es la única sobreviviente de Kohlhepp, quien trabajaba como agente de bienes raíces pero estaba registrado como delincuente sexual tras violar a una niña de 14 años en noviembre de 1986, cuando él mismo tenía 15 años. Un extenso expediente documentaba, desde entonces, sus impulsos y actos violentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *