Miércoles, Agosto 16

¿Adiós a las pantallas de móvil que se parten en mil pedazos?

Pantalla de smartphone rota. (imagen creative commons).

Todos aquellos que tenemos un teléfono móvil inteligente sabemos el terror que se siente cuando se nos escapa de las manos y cae hacia el suelo. ¿Hará su trabajo la funda protectora y el cristal templado adherido a la pantalla táctil? ¿Se romperá esta? Bien, muy pronto esta preocupación será cosa del pasado, al menos si el material desarrollado en un reciente trabajo de investigación en el que participó Claudia Ojeda Aristizabal (Universidad Estatal de California en Long Beach) termina por imponerse.

¿Quieres la receta para esta pantalla irrompible? Toma nota: necesitarás nitruro de boro hexagonal, grafeno y C60 (también conocido como bucky-bolas).

Este material no solo es resistente a grietas, además muestra una alta eficiencia energética y es un buen conductor eléctrico. Y si todo esto te parece poco, hay que añadir que al emplearse habitualmente el C60 en la construcción de paneles solares, en el futuro la pantalla de tu smartphone podría usarse también para recargar la batería.

Por lo que puedo leer la pantalla consta de tres capas. Una capa externa se compone de grafeno, que es una forma de carbono más resistente que el acero pero muy ligero y con características superconductoras. La otra capa externa se fabrica con C60, que como hemos dicho también es superconductor. Por el medio se ubica el nitruro de boro hexagonal, que ayuda a que los electrones se muevan entre el grafeno y el C60.

Ubicados uno sobre el otro, las propiedades de estos tres materiales transparentes se complementan. La conductividad del C60 y del grafeno garantizan que la electricidad en la pantalla se mueva de forma ultrápida. Esto, unido a la durabilidad del grafeno y a las habilidades de carga solar del C60, hacen que el nuevo material sea un candidato perfecto para remplazar a los quebradizos táctiles que hoy recubren nuestos smartphones. En la actualidad las pantallas se fabrican con silicio, un material caro a la par que frágil.

El nuevo material posee propiedades similares a las del silicio, pero cuenta con una estabilidad química mejorada, y es más ligero y flexible. En opinión de Claudia Ojeda Aristizabal, este material podría encontrar múltiples aplicaciones además de la fabricación de pantallas para móviles. Tal vez pronto nos encontremos con parabrisas que funcionen como un panel solar en nuestros vehículos, o con ventanas a prueba de roturas en nuestros hogares y oficinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *